Nuestra propuesta: una solución para la viabilidad

Alcoa está dispuesta a seguir colaborando para facilitar la consecución de una solución que funcione para todas las partes. Por ello, Alcoa ha planteado al Gobierno una propuesta alternativa de riesgos compartidos que aborda los problemas de la planta de aluminio de San Ciprián, con el fin de permitir una vía de futuro para la fábrica, sus trabajadores y la región y tras descartar el Gobierno la compra directa de la planta por la SEPI.

Alcoa propone, como primer paso, la firma de un Memorando de Entendimiento (MoU) por el Gobierno, la Xunta, los sindicatos y la representación de los trabajadores y la Compañía. En esta propuesta se establece que Alcoa mantendría las operaciones de la planta y que no iniciaría el despido colectivo hasta el 31 de julio de 2022 en caso de que el Tribunal Supremo fallara a favor de Alcoa antes de esa fecha. Este plazo se emplearía para abordar los problemas energéticos de la planta de aluminio primario. El período propuesto podría acortarse si la cuestión del escenario energético se solucionase con mayor celeridad.

Una vez resuelto el reto energético, Alcoa se comprometería a realizar un nuevo proceso de venta directa a potenciales compradores – tras la confirmación expresa de su solvencia a través de instrumentos del Estado, conforme ofreció la Ministra de Industria. Este proceso de venta, sin embargo, solo se llevaría a cabo una vez que esté garantizado el suministro de energía a un precio que permita a la planta ser competitiva a largo plazo.

Para lograr esta competitividad Alcoa propone trabajar hasta el 31 de julio de 2022, en un entorno de paz social, en dos vías paralelas para garantizar un precio final de energía competitivo para la planta y sus potenciales compradores:

  • El primero sería trabajar conjuntamente con el Gobierno Nacional, Xunta de Galicia y uno o más suministradores de energía, con el objetivo de poner a disposición de la planta de San Ciprián un suministro competitivo de energía eléctrica renovable a partir del 1 de enero de 2023.

  • El segundo implicaría trabajar conjuntamente con el Gobierno Nacional y la Xunta de Galicia, con el objetivo de establecer un marco regulatorio que permita, en combinación con el punto anterior, garantizar un precio final competitivo para la planta a partir del 1 de enero de 2023.

Sin embargo, la renuncia del Ministerio de Industria a adquirir la planta a través de la SEPI, anunciada en julio de 2021, ha llevado a Alcoa a presentar una propuesta para la venta de la planta de aluminio directamente a un tercero, pero solo una vez se haya abordado y resuelto el problema fundamental de la planta, que es el marco energético, permitiendo así una vía de futuro para la fábrica, sus trabajadores y la región.

Factores esenciales: garantías y seguridad jurídica

Desde Alcoa creemos que la solución más adecuada para la situación que atraviesa la planta de aluminio de San Ciprián debe aportar garantías para Alcoa y para los trabajadores.

En este sentido, consideramos que hay unos factores especialmente relevantes que han de concurrir en la solución y que se tienen en cuenta en la propuesta presentada por Alcoa:

  • La importancia de un marco energético competitivo:

    Es necesario que se establezca un marco energético desde la Administración que permita obtener un precio energético competitivo garantizado para posibilitar la viabilidad futura de la planta.

    El precio de la energía eléctrica en España para la producción de aluminio primario no es competitivo, por lo que esta condición es imprescindible para cualquier posible futuro operador de la planta y, por ende, para la continuidad de la actividad productiva y del empleo.

  • El riesgo de transferir una planta inviable:

    La sentencia dictada por la Audiencia Nacional sobre la venta de las factorías de A Coruña y Avilés ha evidenciado claramente los riesgos de una venta de plantas con graves problemas estructurales de inviabilidad en la que es el vendedor quien contribuye económicamente en la transacción.

    A pesar de ser un proceso que contó con la supervisión directa del Gobierno y con el respaldo de todos los actores involucrados en el proceso, las responsabilidades por actos realizados por terceros en momentos posteriores a la venta se exigen ahora a Alcoa.

    De cara a la solución para San Ciprián, éste será por tanto también un elemento esencial para Alcoa.