Reducción del consumo de combustible

 

Como las llantas se consideran peso no suspendido, se ahorra mas combustible gracias a la inercia de la masa ya que se necesita un menor esfuerzo para girar una llanta de aluminio forjado al pesar la mitad que una llanta de acero.

Unas pruebas realizadas por una empresa independiente demuestran que las llantas de aluminio de Alcoa mejoran en un 3% la resistencia de los neumáticos en relacion con las llantas de acero. Esta disminucion de la Resistencia a la rodadura se traduce en un ahorro de combustible del 1,0%.